!-- Global site tag (gtag.js) - Google Ads: 953696721 -->

La hidratación y sus mitos.

Beber agua, zumos y otros líquidos con las comidas es un tema polémico porque hay mitos alrededor de este hábito. De hecho, los médicos y nutricionistas tienen distintas recomendaciones para hacer una hidratación más saludable.  

Líquidos en las comidas 

De acuerdo a la Organización de Nutrición del Oeste de Ottawa debes ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua si eres un adulto con una actividad física promedio. Y hacerlo entre 15 y 30 minutos antes de consumir los comestibles para incentivar la digestión y la dilución de los jugos gástricos, así como también realizarlo de forma pausada.    

Beber líquidos durante la comida, te produce la sensación de atracón y de hinchazón en el estómago, que resulta desagradable. En caso de que seas un atleta que practica deporte de alta competición como baloncesto, ciclismo o Fit Training, tienes que consumir por lo menos 50 ml de agua por kilo de peso y hasta 2 litros más en altas temperaturas.   

Actualmente, hay varias dietas para perder peso que están de moda como la Japonesa, que consiste en dividir varios tragos de agua durante el día. En la mañana, se beben 4 vasos de agua tibia en ayuna y esperar 45 minutos antes de desayunar y no ingerir nada dos horas después de cada comida para evitar afectar la digestión. 

Hidrátate de forma constante

No obstante, lo más saludable es consultar con tu nutricionista ya que cada metabolismo es distinto de acuerdo a tu masa muscular, tu peso y talla, tu estilo de vida, tu tipo de alimentación y tus condiciones genéticas.

Entre las distintas teorías y dietas, hay un factor en común que indica que, beber agua 15 minutos antes de cada comida, produce en el cuerpo la sensación de saciedad, lo que causa que comas menos y pierdas peso. Aunque, cada metabolismo puede ser influido por distintas condiciones ambientales