!-- Global site tag (gtag.js) - Google Ads: 953696721 -->

QUERID@ LUZER@:

Nos dejamos influir, constantemente, es un hecho, y puedes comprobarlo cualquier día de tu semana. Leemos un anuncio en Facebook que parece responder a una pregunta que nos habíamos hecho de manera mental, tu amiga te cuenta que bailar salsa es una pasada y cuando te vas a dar cuenta estás recibiendo tu primera clase, tu compañero de trabajo que ha perdido 4 kilos en una semana te dice que está siguiendo una dieta que ha visto por Internet en la que se eliminan prácticamente los hidratos de carbono y él ha notado el cambio en su báscula a los pocos días y tú como confías en tu compañero de trabajo haces esa MARAVILLOSA DIETA, te ocurre prácticamente lo mismo, pero al mismo tiempo que lo empiezas a notar (y a flipar) también ves como tu compañero está extrañamente parecido al que era hace unas tres semanas pero algo más hinchado y con una dosis extra de mala hostia.

  • ” Que poco aguante tiene este tío” piensas tú.
  • “Quiero comerme un bocadillo de macarrones con tomate y de postre un arroz con leche” piensa él.

Y es que hay una cosa muy clara, los hidratos de carbono forman la base de nuestra pirámide alimentaria, y sí, hablamos de entre un 50 o un 60% (dependiendo del caso) de la ingesta diaria. Y claro, si a tu casa le quitamos los cimientos, pues tenemos una casa que se viene abajo y una visita al banco para pedir una hipoteca para poder construir de nuevo tu hogar, pero tranquilos, que después del susto esta vez la construiremos bien. Así suele ocurrir con nuestra salud, escuchamos, probamos y después de cagarla, reflexionamos y retomamos la vida que deberíamos llevar, pero como viste con el ejemplo de la casa, hay consecuencias y en muchos casos, son efectos rebote desmesurados, estrías por los cambios de peso tan repentinos, cambios de humor que pueden arruinar tu trabajo o tus relaciones, anemias que pueden desembocar en patologías más serias, así que asesórate siempre porque tu cuerpo es el templo donde habita tu alma. Vale, esto lo he escuchado en una peli y lo tenía que meter como fuera. 😉

Para cuidar ese bonito templo te voy a contar tres razones por las cuales es MEGA IMPORTANTE que tomes hidratos de carbono en tu dieta habitual:

1.- Aportan energía

Diría que es la más importante porque necesitamos energía continuamente, para todo, no solo para practicar nuestra actividad física, necesitamos energía para realizar nuestro trabajo, para llevar a cabo nuestras funciones vitales, de hecho debes conocer cual es tu metabolismo basal para saber cuantas calorías consumes en reposo y así te harás una idea de tu gasto a diario. A continuación tienes la fórmula para averiguarlo según tu sexo:

Las ecuaciones de Harris-Benedict revisadas ​​por Mifflin y St Jeor en 1990 y utilizadas en la actualidad:

Hombres TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 × altura en cm) – (5 × edad en años) + 5
Mujeres TMB = (10 x peso en kg) + (6,25 × altura en cm) – (5 × edad en años) – 161

2.- Función reguladora

Se encarga de regular el tránsito intestinal, ya que muchos de sus alimentos contienen fibra (se aconseja la ingesta de 25 gramos al día de fibra, pero de eso ya hablaremos otro día) y evitan patologías y enfermedades como el cáncer de colon, estreñimiento, disminuye el azúcar en sangre (debemos conocer cuales son mejores y los índices glucémicos) y algunas enfermedades cardiovascuales.

3.- Aumentan la sensación de saciedad

Los necesitamos continuamente porque sino podríamos estar absolutamente todo el día comiendo, nunca estaríamos saciados y los hidratos de carbono como la avena te permite sentirte saciado durante mucho más tiempo que un hidrato de carbono simple, ya que tu cuerpo lo absorbe rápidamente y rápidamente te pide más.

Para llevar a cabo la ingesta de hidratos de carbono de una forma adecuada debemos tener en cuenta que cualquier sobrante de calorías de los mismos serán transformados y almacenados en grasa en nuestro organismo, así que ten en cuenta tu metabolismo basal, tu actividad laboral y tu actividad física, entonces sabrás cuantas calorías necesitas para cubrir todas estas necesidades. Y por último te dejo un TIP que va a ayudarte a evitar comer ese pedazo de chocolate al que estás acostumbrad@ después de cenar:

TIP: cuando tengas antojo de tomar un dulce, deja pasar 10-15 minutos antes de tomarlo, si pasado este tiempo todavía tienes gana de comértelo, adelante, te lo mereces. Te aseguro que el 60% de las veces no te apetecerá.

Y tu querid@ luzer@. ¿Estás de acuerdo con lo hablado en el post de hoy? ¿Tu dieta tiene más proteínas que hidratos de carbono? Cuéntame tu caso o simplemente dime HOLA.

Nacho Pastor. CEO de Luzdeaire. Licenciado CCAFD. Master en Docencia. Especialista en gestión del sobrepeso y la obesidad por la UB. 31 años.

0 comentarios