!-- Global site tag (gtag.js) - Google Ads: 953696721 -->

A pesar de comenzar con nuevas dietas, son muchas las personas que desisten por no poder el perder peso que desean, cuando en realidad entran en juego otros factores como el descanso. Sin ir más lejos, dormir bien ayuda a mantenerte más saludable y a su vez, el hecho de sentirnos mejor nos conduce a querer llevar un estilo de vida todavía más sano.

Comportamiento alimentario

Varios mecanismos explican el aumento de peso causado por los problemas de sueño. En primer lugar, estos trastornos cambian el comportamiento. Al dormir menos, aumenta la ansiedad y al tener también más tiempo existirá una mayor tendencia a ingerir más, especialmente por las noches. Además, para contrarrestar este déficit de sueño, es normal recurrir a alimentos más energéticos para contrarrestar la fatiga. Lo cual, sin duda alguna no nos va a ayudar a tener un control del apetito ya que estaremos más predispuestos a consumir alimentos de un índice glucémico alto que te sacian momentáneamente pero mantienen esa sensación muy poco tiempo en nuestro organismo.

Trastorno hormonal

La interacción entre el sueño y el sobrepeso tienen un componente hormonal. Cuando dormimos, secretamos leptina, una hormona que nos da una sensación de saciedad y participa en el metabolismo de las grasas. Por otro lado, durante las fases del despertar, otra hormona, la grelina, es secretada. Esto último trae una sensación de hambre y un apetito por los productos grasos y dulces.

Esto explica por qué cuando no dormimos lo necesario, no se produce suficiente leptina y si demasiada grelina, lo cual se acentúa durante la noche y nos hace comer de todo con mucha ansiedad. No solo no nos ayuda a reducir grasa, sino que favorece el efecto contrario: subir de peso, porque la grasa y el azúcar son metabolizados con menor eficacia por el organismo.

Dietas del sueño

Por último, dormir bien también significa comer bien con algunas reglas básicas: una dieta diversificada sin excesos, horarios regulares de comidas y la limitación de estimulantes como el café, las bebidas energéticas, el té y el chocolate después de las 15:00 horas.

Para la cena, hay que limitar las proteínas animales como las carnes rojas (estimula el estado de alerta), optar por una alimentación más baja en calorías (pescados blancos, verduras, frutas…) y adoptar el ritual amistoso del té de hierbas. El tilo, la manzanilla, la pasiflora o la valeriana son aliados para un largo y buen descanso nocturno y también para adelgazar.

Envío gratuito a partir de 30€. Descartar