!-- Global site tag (gtag.js) - Google Ads: 953696721 -->

Comer es una de las actividades diarias que más disfruta la mayoría, pero aparte de ser un placer, también es una necesidad ya que aporta al organismo los nutrientes para realizar de forma correcta todas sus actividades y procesos.

Cuando se come de manera incorrecta, el resultado se traduce en malas digestiones, trastornos alimentarios y sobrepeso, entre otros. Para evitar que esto se presente, uno de los secretos recae en la forma en cómo se mastican los alimentos. A pesar de ser una costumbre básica, no todas las personas lo hacen de forma correcta y es allí donde empiezan los inconvenientes.

El secreto de masticar bien

Aunque resulte un poco increíble, el proceso digestivo comienza cuando se ve o se huele la comida ya que desencadena el salivado. La saliva facilita la deglución al humedecer cada bocado para que los dientes puedan cortar más fácil los alimentos. Luego la amilasa, una enzima digestiva, empieza a descomponer los hidratos de carbono. Justo en esta parte es donde está el secreto de una buena masticación, cuando se hace de forma correcta estos componentes facilitan la digestión.

Masticar de forma correcta permite asimilar con eficacia los nutrientes que se encuentran en los alimentos y a la vez acelerar el metabolismo y así los órganos no deben esforzarse tanto en la digestión. Por el contrario, cuando se mastica muy rápido, el bolo digestivo es muy grande y pasa directamente al estómago, es allí cuando se presentan los gases y la sensación de llenura, entre otros malestares. Además debes saber que la información desde nuestro estómago al cerebro tarda en procesarse unos 20 minutos, por ello muchas veces nos ocurre que ya estamos saciados pero no le hemos dado tiempo a nuestro organismo para que lo sepa.

Cómo masticar mejor

  • Hacerlo con calma. Comer requiere de un tiempo prudencial, es decir, no se debe hacer con prisas.
  • Aumentar la cantidad de masticaciones. Lo recomendable es masticar de 20 a 50 veces cada bocado, aunque depende del tipo de alimento y la capacidad de salivación de cada persona. Lo ideal es que la comida pierda toda su textura.
  • Tener la boca vacía antes de tomar un nuevo bocado.
  • La comida debe estar en trozos pequeños para que sea más fácil masticarla.

Envío gratuito a partir de 30€. Descartar