!-- Global site tag (gtag.js) - Google Ads: 953696721 -->

Luzdeaire, Crevillent.

Febrero es el mes por excelencia para abandonar los nuevos propósitos que nos marcamos en el inicio del nuevo año. Cómo no, uno de los propósitos que más se hace cada año es el de comenzar una dieta para adelgazar y alcanzar por fin el peso deseado, pero otro año más abandonas, porque no hay planificación, no hay pautas, no hay asesoramiento especializado en nutrición y sobre todo no hay motivación. Porque no nos engañemos, tus motivaciones van directamente ligadas a los resultados obtenidos, así que comienzas con bajadas asombrosas y con ello la euforia correspondiente, pero cuando los resultados dejan de ser tan espectaculares, tu motivación se transforma en frustración y por último llega el ABANDONO de tu dieta para perder peso.

Pero, ¿qué pasaría si acudimos al lugar adecuado para obtener nuestra dieta personalizada? Pues encontraríamos como mínimo 5 motivaciones para no abandonar nunca más un plan dietético, y estas son:

  1. No pasarás hambre, te lo aseguro, contínuamente se ha relacionado hacer dieta con pasar hambre y esto ha cambiado o al menos, nosotros hemos cambiado ese concepto, porque recibes los macronutrientes, vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para cumplir sus funciones vitales y realizar tu actividad física, es cuestión de hábitos.
  2. Verás resultados de forma continua, por supuesto que no hablamos de bajar 5 kilos cada semana (no es para nada aconsejable) pero sí de bajar de forma constante, eso hace que cada semana recibas noticias positivas sobre tu evolución.
  3. Tienes un control de peso semanal, lo cual hace que tengas un compromiso con alguien que va a examinar tu evolución y registrar tus mejoras cada 7 días, por tanto no puedes permitirte los excesos que antes te permitías hasta llegar al punto de no retorno.
  4. Pierdes grasa y NO masa muscular. Esta es mi razón preferida en cuanto a motivación porque realmente pierdes peso que proviene de las reservas de grasa, al contrario de las dietas milagro que principalmente te hacen perder masa muscular y posteriormente se traduce en flacidez, debilidad muscular, falta de energía y muchas más sensaciones negativas.
  5. Saber en todo momento cuál es el objetivo a corto, medio y largo plazo. Tu peso ideal NO DEPENDE DE TU ALTURA, eso es un concepto anticuado y obsoleto, depende de tu composición corporal, de tu estructura, todos somos diferentes por ello cada persona debe comer lo que NECESITA ESA PERSONA y saber en qué momento te encuentras es algo imprescindible.

Con todo esto, conseguiremos razones más que suficientes para seguir con nuestra dieta por mucho tiempo hasta conseguir que se transforme en un hábito del cual nos enamoraremos por lo bien que nos hace sentir.